Alboraya evitará las inundaciones en el barrio San José Obrero con la ayuda de la Diputación

Arreglar las zonas ajardinadas, eliminar barreras arquitectónicas y rehabilitar la zona del parque infantil: en definitiva, mejorar el aspecto y la comodidad del barrio. Gracias a la ayuda de la Diputación de Valencia, el Ayuntamiento de Alboraya reurbanizará la calle Grupo San José Obrero, que se encuentra en condiciones “precarias”, afectando a vecinos que en su mayoría son personas mayores, además de desconectar las acequias en las calles Benimaclet y Racó San Llorens para evitar inundaciones.

“Ya se han arreglado las zonas ajardinadas entre los bloques de vivienda, y ahora falta cambiar el pavimento de la zona peatonal y unificarlo con una calle adyacente”, ha señalado el alcalde de la localidad, Miguel Chavarría, además de manifestar que esta actuación “dará mejor aspecto y comodidad al barrio”.

La propuesta, incluida en la subvención del Plan de Servicios y Obras Municipales (SOM) de la Corporación provincial, consiste en la reurbanización del Grupo San José Obrero y la desconexión de acequias en las calles Benimaclet y Racó San Llorens. El importe de la actuación asciende a 137.255 euros y, para justificar las obras, se ha realizado la inspección por parte de los Servicios Técnicos Municipales de la situación de la red de alcantarillado municipal.

Se trata de uno de los barrios más antiguos de Alboraya, con unas infraestructuras de saneamiento “precarias”, que genera desde hace años problemas en el funcionamiento del desagüe de las aguas fecales y desbordamientos en caso de lluvias moderadas o fuertes.

Esta situación ha generado inundaciones en las primeras plantas de los inmuebles, afectando en su mayoría a residentes de tercera edad con problemas de movilidad, lo cual hace que la ejecución de las obras sea considerado por el consistorio “de carácter de urgencia”. Por su parte, Chavarría ha recordado que otra demanda importante de los vecinos son los olores en las alcantarillas ubicadas junto a las viviendas, debido al mal estado de las canalizaciones.

La población afectada por esta situación es de 145 personas, según datos de empadronamiento, aunque las obras beneficiarán tanto a los barrios colindantes como al colegio D. José Lluch. Asimismo, la actuación también resolverá el problema de inundaciones de la acequia durante las lluvias, así como la mejora de la urbanización alrededor del parque, utilizado diariamente por los residentes del barrio y por una guardería situada frente al mismo.

Por otro lado, las obras subvencionadas por la Diputación de Valencia prevén la desconexión del alcantarillado municipal a la red de acequias en las calles Benimaclet y Racó San LLorens, mejorando el funcionamiento de los desagües de los inmuebles y eliminando episodios de filtraciones en las propiedades privadas.

El renovado plan de obras y servicios en los municipios

Esta actuación en la localidad de Alboraya ha sido posible a través del renovado SOM de la Diputación de Valencia. En total, la inversión de la Corporación provincial en las comarcas valencianas será de 33 millones de euros para los ayuntamientos y un millón de euros para las mancomunidades.

El programa ha sido presentado por parte de la corporación provincial con modificaciones encaminadas a agilizar la concesión de las subvenciones y simplificar los procedimientos de aprobación de las obras en los municipios valencianos. También implementa una nueva fórmula para el reparto de las ayudas, en la que se acentúan los criterios sociales –la tasa de paro, por ejemplo– o medioambientales, como el Pacto de Alcaldías.

Por su parte, el presidente de la Diputación, Jorge Rodríguez, ha manifestado que en esta legislatura su propósito es “trabajar codo con codo con los ayuntamientos, y que toda la ciudadanía disponga de los mismos derechos y servicios”. En palabras de Rodríguez, “la principal línea de actuación del plan es la autonomía financiera de los municipios”.

 

 

 

Comentarios: 0

Tu email no será publicado. Los campos requeridos estan marcados con *