Cobrado sólo un 40% de las 19.478 multas por fotorrojos en Catarroja

TOMÁS LAGUARDA

Desde primeros de junio de 2015 a finales de 2016, el Ayuntamiento de Catarroja ha impuesto un total de 19.478 multas mediante el cuestionado sistema de fotorrojos instalado por una empresa privada en cinco semáforos de la población, a través de un contrato gestionado por la Mancomunitat de l’Horta Sud. Cada una de estas multas, aparte de la reducción de cuatro puntos en el carné de conducir, supone un pago de 200 euros por parte del conductor sancionado, o de 100 euros si se abona de inmediato. Sin embargo, a finales de año, el ayuntamiento catarrojense sólo ha cobrado un 40% de las sanciones, según ha revelado el alcalde, Jesús Monzó.

En consecuencia, las multas cobradas en ese tiempo por el ayuntamiento serían unas 7.800, las cuales, suponiendo que todas ellas hayan sido pagadas en periodo de descuento, a razón de 100 euros cada una, ascenderían a 780.000 euros, de los cuales, la empresa instaladora, Asesores Locales Consultoría, SA, se lleva un 20%, aparte de cobrar por el mantenimiento de las instalaciones. Es una cantidad considerable, pero aún se queda lejos de los 2,34 millones de euros, aproximadamente, que quedan por cobrar, correspondientes a las cerca de 11.700 multas cuyos afectados han optado por no pagar.

Entre los motivos por los que la gran mayoría, un 60% de los multados, ha decidido no pagar las sanciones, aparte de los casos en los que económicamente no puedan o no les venga bien hacerlo, está la disconformidad con el sistema de fotorrojos. Esta disconformidad de muchos conductores sancionados se basa en diferentes argumentos, pero, a raiz precisamente de la iniciativa de algunos de los afectados, que decidieron presentar recursos ante la justicia, está ahora apoyada de manera firme en varias sentencias judiciales en las que, de forma contundente, se rechazan las imágenes obtenidas por los fotorrojos como prueba válida para demostrar fehacientemente la infracción, por lo que las multas son declaradas nulas.

Pocos recursos judiciales

Pese a todo ello, pocos son hasta ahora los sancionados que han recurrido judicialmente. Así lo señala el propio alcalde, quien asegura que “sólo han ido al juzgado unos 30 expedientes” correspondientes a Catarroja, aunque no especifica los resultados de cada uno de estos casos y se limita a decir que se han dictado “sentencias contradictorias”. Lo cierto es que, según fuentes cercanas a estos casos judiciales, las sentencias contrarias al ayuntamiento y anulatorias de las multas son más que las mantenedoras de las sanciones, y algunas de las pocas que mantienen la multa son consecuencia de recursos no muy bien planteados. Además, hay que recordar la existencia, desde hace más de un año, de una sentencia del Tribunal Supremo que sentó jurisprudencia al respecto y provocó que algunos ayuntamientos, como el de San Sebastián, decidieran retirar las cámaras de fotorrojos de sus calles.

Mientras tanto, en Catarroja, y también en los otros cuatro pueblos de L’Horta donde están instaladas, que son Massanassa, Beniparrell, Sedaví y Picanya, pese a polémicas, protestas, recursos y, sobre todo, sentencias judiciales, las cámaras continúan funcionando, al contrario de lo que algunos creen. Ahí están también pese a los intentos del alcalde de Catarroja, Jesús Monzó, por deshacerse de ellas y de la postura contraria a este sistema manifestada desde hace tiempo por el  propio presidente de la Mancomunitat de l’Horta Sud, Carlos Fernández Bielsa.

En consecuencia, las multas siguen imponiéndose por parte de los respectivos ayuntamientos, acumulándose en la Mancomunitat de l’Horta Sud, que es la que se encarga de gestionarlas administrativamente a cambio del cobro de una cantidad por cada una de ellas, y llegando por correo a los domicilios de los sancionados.

(Foto: T. L.)

Comentarios: 0

Tu email no será publicado. Los campos requeridos estan marcados con *