¿Hay que abrir los centros comerciales los domingos y festivos?

Valenciana, Alberto Fabra, ha conseguido que se hable de la libertad horaria para los centros comerciales. ¿Hay que abrir todos los domingos y festivos? ¿Debe limitarse sólo a determinados días? ¿A determinadas zonas?
En el último debate de Política General sobre el Estado de la Comunitat Valenciana, el president afirmó que cada municipio “podrá determinar el horario de su actividad comercial de acuerdo a sus necesidades”. Es decir, que el Ayuntamiento de Aldaia sea quien diga si Bonaire, -por poner un ejemplo-, puede abrir sus puertas cada domingo. Y claro, las reacciones no se hicieron esperar.
Una de las primeras en hacer declaraciones fue la Alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, quien dejó claro que en la ciudad que gobierna sólo pueden abrir determinadas zonas turísticas, como las colindantes al Estadio Levante, las cercanas al antiguo cauce del Río Túria y el Eixample.
Pero, ¿por qué dejar en manos de los alcaldes y alcaldesas de cada localidad la decisión?
Esta misma pregunta se hicieron quienes forman parte del Observatorio del Comercio de la Comunitat Valenciana, órgano que engloba a consumidores, sindicatos, pequeños comerciantes y grandes superficies, en el que suelen decidirse estos temas. Por eso, la mayoría se sintieron un tanto molestos ante el inesperado anuncio de Fabra. Y por eso, días después, se convocó al Observatorio de Comercio a una reunión, que tuvo lugar el pasado día 8 de octubre, y en la que no hubo consenso entre todas las partes.
PROS Y CONTRAS
El pequeño comercio, que en las localidades de l’Horta es en muchos casos familiar, está en contra de la libre apertura indiscriminada porque, para igualarse a las grandes superficies y poder abrir domingos y festivos, tendrían que contratar a más personal o no descansar ningún día. Además, aseguran que desde enero de este año, debido a la libre apertura de centros comerciales, sobre todo en la ciudad de Valencia, se han destruido ya 21.000 puestos de trabajo.
En cambio, las grandes superficies y los centros comerciales implantados en L’Horta, defienden que los consumidores saldrán ganando al poder hacer la compra, si así lo desean, los fines de semana. Sin restricciones. Como ocurre en muchas grandes ciudades europeas.
En cuanto a los consumidores, hubo asociaciones que se mostraron totalmente en contra, y otras que aceptaron estudiar las propuestas que se planteen. Está claro que hay ventajas e inconvenientes.
EL EJEMPLO DE MADRID
Según datos oficiales de la comunidad autonóma de Madrid, desde que se implantó la libertad horaria para el Comercio, se han creado al menos 27.000 nuevos puestos de trabajo. Muchos de ellos son sólo para trabajadores que acuden a las tiendas los fines de semana, o incluso sólo domingos.
Los sindicatos lamentan, sin embargo, que algunos de estos  nuevos contratos obligan al trabajador a realizar domingos y festivos, sin mejorar su salario. Es decir, que las condiciones de los empleados han empeorado sustancialmente y, de autorizarse la libertad horaria, aún lo harán más. El perjudicado es de nuevo el asalariado.

LOS TRABAJADORES
Bienve trabaja en una de las tiendas de Valencia, situada en un centro comercial en el entorno del Río Túria. “Es cierto que se han creado nuevos contratos, pero para personal que sólo viene los domingos. Y pasa que muchos de los nuevos contratos que están haciéndose, ya no son de lunes a sábado, como el mío, sino hasta el domingo, de forma que la empresa puede pedirte que trabajes todos los fines de semana si así lo quiere”.
Manoli, que trabaja de reponedora en el centro comercial de Aldaia, dice: “por la crisis, sí creo que deberían abrir los centros comerciales los domingos. Aunque como trabajadora, eso supone venir más días para mí, hay que reconocer que si la gente no compra, todo está apagado”.
María, nombre fictício de una de las limpiadoras que trabaja en ese mismo centro comercial y que prefiere no decirnos su nombre real, afirma sin titubear que “hay que descansar al menos un día”. Ella reconoce a disgusto que ya le toca venir más de un domingo y que no está a favor de abrir todos los festivos.

LOS ALCALDES@S
Como admite el alcalde de Xirivella, el popular Enrique Ortí, la libre apertura horaria “es una cuestión delicada y habrá que valorar todas las posiciones, porque no podemos apostar por la apertura en domingos a cambio de nada”. El primer munícipe cree necesario, en este sentido, “la creación de nuevos puestos de trabajo o mantener el empleo que existe”, señala en referencia al Gran Turia. Para Carmen Jávega, la alcaldesa de Aldaia, la clave está en que los pequeños comerciantes y los grandes centros comerciales lleguen a un acuerdo para que todos salgan beneficiados. Algo que se antoja imposible. Mientras, Fernández Bielsa, sin centro comercial, habla claro: que cierren los domingos y festivos. Así que será difícil ponerse de acuerdo.

Comentarios: 0

Deja un comentario