Los vecinos de Albal deberán limpiar la orina de sus perros de la vía pública

Hasta ahora los Ayuntamientos habían realizado numerosas campañas de concienciación ciudadana para evitar que los escrementos de los perros estuvieran en la vía pública. Albal ha dado un paso más, los dueños de los perros deberán recoger las cacas y también la orina de sus mascotas cuando lo hagan en la vía pública.

El Ayuntamiento de Albal ha iniciado esta semana una campaña de información y sensibilización sobre diferentes aspectos que afectan a la limpieza y sostenibilidad del pueblo. Esta iniciativa parte tras comprobar en los diversos procesos participativos que se han llevado a cabo los últimos meses, que los temas relacionados con el buen mantenimiento de las calles y plazas del municipio son los que más preocupan a los vecinos.

Una de las primeras medidas que se han adoptado ha sido el cambio de ordenanzas municipales de convivencia ciudadana y buen gobierno, limpieza viaria y recogida de residuos sólidos y tenencia y protección de animales. Este cambio de ordenanzas aprobado en el último pleno extraordinario, pretende homogenizar, clarificar y ser más efectivos en su aplicación. Como medidas más significativas se recoge la obligación para los propietarios de perros de portar utensilios como bolsas o similar para la limpieza de excrementos de sus animales, así como también para los orines, siendo obligatorio llevar recipientes con líquido para diluirlo. También se hace hincapié en la obligación de depositar las bolsas de basuras debidamente cerradas y en el horario establecido en los contenedores correspondientes. El incumplimiento de alguna de estas normas acarrea una sanción de hasta 400 euros, y en caso de ser reincidente hasta de 600 euros.

 

Otras de las medidas que se adoptarán será el aumento del personal y de los servicios de recogida de basura y limpieza viaria, con mayor frecuencia de baldeos, recogida de enseres en la vía pública y aumento de la plantilla de personal empleado en la limpieza de las calles del municipio.

Además, desde el ayuntamiento se ha iniciado esta semana una campaña de información y concienciación bajo el lema En la teua ma, cuyo objetivo es conseguir la colaboración ciudadana para mantener el pueblo en perfectas condiciones. A través de trípticos y otros soportes de información, se está informado a pie de calle y con envíos a los domicilios, de todos los servicios municipales con los que cuenta Albal relacionados con la limpieza, como el ecoparque o la recogida gratuita de enseres viejos a domicilio, entre otros. Además, se informa a la población sobre el buen uso del servicio de recogida de basuras, de las obligaciones por la tenencia de animales de compañía, así como de todas las novedades recogidas con el cambio de ordenanzas municipales.

 

A todas estas medidas se sumará en unas semanas una intensa vigilancia policial para conseguir el buen cumplimiento de las normas establecidas para el buen mantenimiento del pueblo, con el fin de erradicar acciones incívicas que puntualmente se estaban dando.

 

Para el alcalde de Albal, Ramón Marí, es “prioritario realizar esta campaña con tantas vertientes de actuación porque es lo que nos piden los vecinos y vecinas continuamente. Buscamos que la gente conozca no solo sus obligaciones, sino también todos los servicios gratuitos que tienen a su disposición para colaborar en mantener el pueblo perfecto”. Para el primer edil es fundamental la colaboración ciudadana, “porque esto no se soluciona solo con más empleados del servicio de limpieza, sino que es una actitud cívica y educada de todos, porque como dice el eslogan de la campaña, que Albal esté limpio está en tu mano”.

Comentarios: 1

Tu email no será publicado. Los campos requeridos estan marcados con *

  1. Cuando mi perro, un señor de 75 kgs. hacía pis en la calle como es natural, yo solía echar agua, que llevaba con un poquito de detergente.
    Pero la “paradoja” era que los humanitos, ellos felices, creativos y divertidos meaban y mean en las esquinas, en los rincones, en los portales, en las calles, pero NADIE dice nada; estos mugrientos humanos pueden evitar orinar en las calles, ellos tienen opciones, los pobres perros no.

    ¡Claro! es norma el ir en contra de los animales, buscar el conflicto, el problema y crear opciones fáciles de ir en contra de ellos.

    Yo vivo en el distrito centro de Madrid, los sábados y domingos por la mañana las calles apestan por los vómitos, las meadas y las defecaciones humanas.

    ¡QUÉ DESPROPORCIÓN!
    ESPECISMO.