Rocafort, Godella, Burjassot y Massarrojos logran un plan alternativo “verde” para evitar inundaciones

Rocafort da por “enterrado” el proyecto de construcción del gran azarbe en su huerta, según ha explicado el alcalde, Víctor Jiménez, al finalizar la reunión de esta mañana en Rocafort entre el Ayuntamiento, la Generalitat y los consistorios de Godella, Burjassot y Massarrojos, a la que también han asistido representantes de entidades cívicas como Per l’Horta y Acció Ecologista-Agró, entre otras.

El proyecto de la Generalitat, que suponía un grave perjuicio para el medioambiente y que el pleno municipal del pasado mes de julio instó a paralizar, será sustituido por un nuevo plan más sostenible y respetuoso con el entorno.

Los cuatro ayuntamientos afectados por la obra han presentado esta mañana al director general del Agua, Manuel Aldeguer, un acuerdo conjunto para paliar el problema de las inundaciones del Barranc dels Frares, que consiste en habilitar infraestructuras verdes que drenen el agua de las avenidas y construir un canal subterráneo “tan reducido como sea posible”, explica el documento.

Se trata de una propuesta de mínimos, sobre la que la Generalitat deberá elaborar un nuevo proyecto. “La Conselleria ha entendido nuestra posición de defensa de actuaciones sostenibles. El anterior plan era una amenaza para el ecosistema y para la relación viva de Rocafort con su huerta”, ha apuntado Jiménez, que ha reconocido mostrarse “muy satisfecho” por el resultado de las negociaciones.

Zona verde

Los municipios coinciden en que es prioritario evitar los daños que sufren los vecinos de esta zona de la huerta por las lluvias torrenciales. El acuerdo, que consta de siete puntos, apunta que las actuaciones deben comenzar en la parte alta de la cuenca, mediante una intervención en la zona del Bovalar de Godella, con la construcción de una infraestructura verde que absorba el agua de lluvia en forma de tanque de tormentas o de balsa de laminación. Además, estas instalaciones, aparte de servir de freno ante las avenidas, pueden funcionar como zona verde para usos cívicos.

Así mismo, los consistorios explican que será necesario habilitar otra balsa de laminación al final del barranc dels Frares, antes de la acequia de Moncada, para frenar y canalizar las avenidas; y que el canal que se construya para conectar el barranco con el Palmaret Alt (Massarrojos) deberá ser soterrado con tierra de huerta y tan reducido como sea posible.

El concejal de Medio ambiente, Eduard Comeig, ha agradecido la colaboración de los ayuntamientos y de las entidades cívicas sin las que este acuerdo no hubiera sido posible. “Estamos muy contentos con la evolución de las negociaciones, el diálogo ha sido muy positivo para conseguir esta propuesta, que es una clara mejora”, ha comentado el concejal.

A la reunión de esta mañana también han asistido la alcaldesa de Godella, Eva Sanchís, junto su concejal de Medio ambiente, Fernando Oliveros; la concejal de Medio ambiente de Burjassot, Lluna Arias; el alcalde de Massarrojos, Carles Verdeguer; además de técnicos de Conselleria, de los municipios y representantes de varias entidades cívicas.

Comentarios: 0

Tu email no será publicado. Los campos requeridos estan marcados con *