Quart de Poblet rinde homenaje a José Vento González

“Esa gente que dice, tengo que hacer, tengo una idea, mañana comenzaré…. No, eso no funciona. Mi padre me dijo que el cien por cien, casi, de una obra está en iniciarla. Sentirla, pensarla y comenzarla. Si la empiezas, tienes ya el camino casi hecho. Si no, no”. Esta fue la máxima de José Vento González, uno de los artistas más prolíficos y reconocidos que ha dado Quart de Poblet. Durante más de 50 años no dejó de sentir, pensar y comenzar obras: pinturas, esculturas, grabados, dibujos, murales cerámicos, ilustraciones… Nos dejó el 21 de marzo de 2013 y justo el día que se cumplió un año, un grupo de personas que compartieron camino con él, lo admiran y lo añoran, se unieron para rendirle un homenaje en el Auditori Molí de Vila.

El Ayuntamiento se sumó a este reconocimiento, organizando junto a su familia la exposición que él mismo estaba preparando antes de partir. Se trata de una selección de retratos y esculturas, que se puede visitar hasta el 11 de abril en la Casa de Cultura, de 9.30 a 13.30 horas y de 17 a 20.30 horas, de lunes a viernes.

El homenaje reveló que José Vento ha dejado una profunda impronta en quienes lo conocieron y, de forma especial, en quienes fueron todo para él: su mujer, Marisa Diéguez, sus hijos David, Clara, Eva y Lucía, y sus nietos: Daniel, Sara, Pablo, Andreu y Paula. Todos hablaron de él en un magnífico audiovisual del equipo de I+M Taller Multimedia y nos ayudaron a aproximarnos al ser humano, al hombre profundamente enamorado de la vida, aferrado a ella hasta el último aliento. En ese primer bloque, centrado en su faceta más íntima, quedó patente su generosidad, su empatía con quienes peor lo tienen y el amor como motor de todo.

Después, el homenaje profundizó en el Vento artista, entregado en cuerpo y alma a su pasión, hasta el punto de que públicamente reconocía que llegó a plantearse anular su primer contrato como docente porque pensaba que esa actividad no le iba a dejar tiempo para seguir creando. Porque José Vento fue Catedrático de Instituto de Enseñanza Media (se jubiló en el año 2000 en el IES La Senda), profesor de Bellas Artes en la Escuela de Bellas Artes San Carlos de Valencia, y profesor de cerámica en la Escuela de Cerámica de Manises, donde conoció a su mujer.

“Fue un gran maestro, cuyo legado caló en cientos de adolescentes de Quart, a los que transmitió su pasión, su creatividad, su amor por el arte. De hecho, en algunos alimentó y acompañó una vocación artística que convirtieron en su proyecto vital”, destacó la alcaldesa, Carmen Martínez, quien relató cómo en su última etapa como concejala de Cultura, el Ayuntamiento encargó a José la escultura que representa a la Constitución en la plaza situada al inicio de la calle Trafalgar. Se celebraba el 20 aniversario de nuestra Carta Magna y “quién mejor para hacerlo que un artista que compartía los principios de igualdad, solidaridad y justicia y, además, era de Quart de Poblet. El resultado no pudo ser mejor”.

Vento inició su producción en los 60, dando muestra de su dominio de la técnica. Quienes han estudiado su obra coincider en destacar su denuncia de la injusticia, la opresión, la guerra… pero también su reflejo de la cara alegre y lúdica de la vida. El ser humano y la compleja red de relaciones que puede tejer , en el centro, por lo que se le considera un gran humanista. Fue un hombre muy comprometido también con su pueblo, con sus gentes y sus tradiciones, como dejó constancia la presidenta de Amics de la Passejà, Amparo López Marzal.

Comentarios: 0

Deja un comentario