Isabel García: “Al gobierno de Pedro Sánchez le hace falta una ministra lesbiana”

isabel garcia

Entrevista a Isabel García, Diputada de Igualdad  y Delegada Federal LGTBI del PSOE

¿Cuáles son las demandas del colectivo LGTBI?

La principal demanda es tener una ley estatal LGTBI. La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales, FELGTB, presentó el año pasado un texto en el Congreso de los Diputados. Se aceptó por parte de todos los grupos y desde entonces estamos trabajando en tener un texto que cumpla todas las expectativas. Desde el PSOE hemos presentado 140 enmiendas para mejorar el texto. El PSOE ha sido el único partido que siempre ha estado al lado del colectivo LGTBI y hemos querido aportar nuestra experiencia en la gestión y elaboración de leyes como la del matrimonio igualitario o la ley trans 3/2017.  Lo que queremos es que sea un texto garantista, que reúna todas las reivindicaciones históricas del colectivo, pero sobre todo que no pueda ser recurrido al Tribunal Constitucional, y que pueda llevarse a la práctica.

¿Qué está haciendo a este respecto la Diputación de Valencia?

Ponemos nuestros recursos a disposición del colectivo. El año pasado firmamos un convenio con LAMBDA y con ellos hemos puesto en marcha un paquete de acciones que se llevan a los Ayuntamientos como las bibliotecas de colores, los cuentacuentos, las exposiciones para visibilizar a personajes LGTBI. También hemos editado recientemente el cuento ‘El viaje de FLOP’, es un cuento hecho para niños donde se trabaja la diversidad familiar.

¿Crees que la educación en esta materia, desde edades tempranas, es importante para romper con la LGTBIfovia?

En materia de igualdad y diversidad la educación es lo más importante. Uno de los aspectos de la Ley estatal es incluir esa diversidad en los planes formativos. Lo que no se conoce asusta. Al final de lo que se trata es de perder el miedo a la diferencia.

¿Qué está fallando cuando un alumno o alumna LGTBI sufre, en pleno siglo XXI, acoso en las aulas?

Falta formación del profesorado y sensibilización por parte de la ciudadanía. Hay un retroceso importante en los centros escolares respecto al acoso por orientación sexual o diversidad de género sobre todo los niños y niñas trans. El bullying homofóbico ha existido siempre, sobre todo en el caso de los chicos gais porque las niñas pasan más desapercibidas. Nosotras siempre hemos sido las que teníamos una “amiga”, sin embargo, en los niños es más visible y sufren mucho bullying.

¿Es importante visibilizar?

Es importante ver la diversidad con naturalidad. Las campañas de visibilización ayudan a eso, pero no solo son importantes las campañas instituciones también lo es la presencia de personas LGTBI en los medios de comunicación, en el cine, en la política … El gobierno de Pedro Sánchez cuenta con un Ministro gay, lo que hace falta es incorporar una lesbiana al gobierno porque las mujeres sufrimos una doble discriminación: ser mujeres y ser lesbianas. A mí me han llegado a decir que porqué era Diputada, si porque me lo merecía o porque era lesbiana. Antes que nada, lo que hay que poner en valor es la valía de cada persona, pero es que, si además cuentas con varias personas con la misma valía, y una de ellas es lesbiana y representa una parte más de la sociedad que no está representada, ¿por qué no se la puede coger? A las mujeres lesbianas se nos cuestiona. Eso a los hombres gais no les pasa.

En la Diputación habéis hecho un programa de actos con motivo del día del Orgullo, ¿en qué consiste?

Presentamos en La Pobla de Vallbona el libro ‘Lo nuestro sí que es mundial’ de Ramón Martínez. Es historiador y escribe libros sobre historia LGTBI. También el día 26 en la Casa de la Dona de Torrent vamos a hacer una mesa de debate sobre políticas LGTBI municipales.

¿Llegará el día en el que el colectivo LGTBI celebre el 16 de junio no para reivindicar derechos sino para celebrar que se ha conseguido la igualdad real?

Queda aún camino. La igualdad real cuesta mucho. Queda mucho trabajo de visibilidad, concienciación, educación… hasta que todas esas patas no se adapten a la realidad, la igualdad no va a ser nunca real. Para nosotros el orgullo, además de ser un día reivindicativo, es un día festivo. Tenemos que estar orgullosos del esfuerzo y del trabajo que hemos hecho para reivindicar nuestras leyes. Han sido muchos años de vivir en la oscuridad, de sufrir penas de cárcel… el día del Orgullo es el día que tenemos el colectivo para decir que la vida tiene colores y que la vamos a vivir con felicidad y sobre todo fuera de los armarios, aunque todavía hay muchas personas dentro de los armarios sobre todo en los entornos rurales donde no tienen acceso a los colectivos, a internet… Es más fácil ser LGTBI en una gran ciudad que en un entorno rural dónde apenas vive gente.

 

 

Comentarios: 0

Tu email no será publicado. Los campos requeridos estan marcados con *