Catarroja y Albal arreglarán su zona limítrofe pese a no haber obtenido los fondos europeos a los que aspiraban

Estado actual del Camí de les Corregudes, limítrofe entre Catarroja (derecha) y Albal (izquierda).

Los ayuntamientos de Catarroja y Albal han anunciado que incrementarán su colaboración mutua “para intervenir en el Camí de les Corregudes y resolver así los problemas de esta zona limítrofe entre las dos poblaciones”, después de que no hayan obtenido los fondos europeos a los que aspiraban a través del proyecto de estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado (DUSI) presentado conjuntamente por ambos municipios. Por ello, la próxima semana, representantes de los dos consistorios se reunirán para “establecer las formas de cooperación que van a poner en marcha y un calendario de actuaciones comunes”.

Desde los dos ayuntamientos se asegura que no se renuncia a volver a optar a ayudas europeas, pero que ahora recurrirán a los planes de cooperación municipal de la Diputación de Valencia y a otras posibles subvenciones de otros organismo, con el fin de “solucionar los problemas de inundaciones y mejorar la integración urbanística de los dos municipios”.

Asimismo, se señala que el trabajo para realizar el proyecto conjunto presentado en Europa, en el que se incluia la actuación en el Camí de les Corregudes, “ha servido para poner la primera piedra de una sintonía entre los dos pueblos a la hora de trabajar codo con codo. De hecho, se ha creado una entidad supramunicipal para gestionar y coordinar las intervenciones que estaban previstas en la estrategia DUSI y que ahora se quieren mantener para intensificar esta línea de cooperación. Además, los dos municipios ya están trabajando conjuntamente desde hace tiempo en áreas como la movilidad y la protección animal”.

Tanto el Ayuntamiento de Catarroja como el de Albal consideran necesario intervenir en zonas como las del Camí de les Corregudes o El Barranquet para evitar que, en la época de lluvias intensas, se produzcan los habituales problemas por acumulación de agua y que “es una prioridad  actuar para resolver estos problemas y mejorar la integración urbana y la conexión del tráfico”.

El alcalde de Catarroja, Jesús Monzó, ha afirmado que su equipo de gobierno “está decidido a empezar a invertir en los próximos presupuestos, y con partidas consensuadas por los dos consistorios,  ya que se ha establecido una línea de colaboración muy importante que no debe desaparecer”.

Monzó ha añadido que “Catarroja empezará a reurbanizar este año la avenida de la Diputación, una de sus principales entradas, y tiene la voluntad firme de resolver los problemas del Camí de les Corregudes, otra entrada esencial, con fondos propios y también con subvenciones de otros organismos”.

Por su parte, el alcalde de Albal, Ramón Marí, ha subrayado la importancia del proyecto conjunto y la necesidad de llevarlo a término “lo más pronto posible, por lo que se deben redoblar esfuerzos para buscar financiación”. Además, Marí ha señalado que “el trabajo realizado hasta el momento no es trabajo perdido, y la colaboración entre Catarroja y Albal debe reforzarse ahora más que nunca”.

Comentarios: 0

Tu email no será publicado. Los campos requeridos estan marcados con *