La contaminación en las playas saca a la luz el problema de la red de tuberías obsoletas

El recorrido del agua: bacterias fecales en el mar

En apenas 15 días se han cerrado al baño de manera intermitente las playas de Port Saplaya, Patacona, Malvarrosa, Devesa, El Puig, Massamagrell y La Pobla de Farnals. El motivo: aparición de bacterias fecales.

Pero, ¿por qué llegan las aguas fecales a la costa? Según explica el alcalde de La Pobla de Farnals, Enric Palanca, “es necesario que las redes de aguas fecales y pluviales estén totalmente separadas, y actualmente ningún municipio de Horta las tiene”.

El recorrido del agua

Existen dos redes. Las redes de aguas fecales y las redes de aguas pluviales. En condiciones normales, las redes de aguas fecales, aquellas que hacen su recorrido por las viviendas, locales o bares, van directamente a la depuradora. Mientras, que las redes de aguas pluviales, aquellas que nacen de las alcantarillas, van a las acequias que vierten en el mar.

Cuando llueve de forma busca, como el pasado domingo, las aguas de la lluvia que están en las azoteas de todas las viviendas se incorporan a las tuberías de la finca y éstas a su vez a la red de aguas fecales. Según explica el alcalde de La Pobla de Farnals, “la red de aguas fecales y pluviales están conectadas por aliviaderos. Cuando la red de aguas fecales va sobrecargada sale por los aliviaderos, que son los que conectan con la red de aguas pluviales que a su vez desembocan en las acequias y éstas al mar”.

El alcalde de la Pobla de Farnals, Enric Palanca, afirma que “los análisis exhaustivos que actualmente se realizan en nuestras playas han sacado a la luz un problema que arrastramos desde décadas muchas poblaciones, y es que la red de tuberías está obsoleta. Es necesario que las redes de aguas fecales y pluviales estén totalmente separadas y para ello hace falta una inversión millonaria de todas las administraciones”.

Revertir esta situación no sólo se conseguiría mejorando las redes y tuberías, también todas las fincas de más de 20 años deberían separar sus aguas pluviales (las generadas durante los días de lluvia en sus azoteas) de las fecales, algo que actualmente no ocurre. Y lo mismo pasa con las casas de campo, que la gran mayoría siguen vertiendo en las acequias directamente y éstas a su vez al mar.

Noticia relacionada:

Se crea una comisión permanente para investigar lo ocurrido en las playas contaminadas

Las playas de El Puig y Massamagrell ya se han abierto

Comentarios: 0

Tu email no será publicado. Los campos requeridos estan marcados con *