El curso trae un colegio nuevo y 17 barracones más a L’Horta

TOMÁS LAGUARDA

La puesta en marcha, por fin, del nuevo colegio público Rosa Serrano de Paiporta en el presente curso ha supuesto que los barracones para el alumnado de este centro pasaran ya a la historia después de diez años de “provisionalidad”, pero no que desaparezcan en L’Horta. Es más, la Conselleria de Educación va a instalar en la comarca otros diecisiete distribuidos en varias poblaciones, y no sólo en colegios, sino también en institutos. Concretamente en Albal, Alboraia, Burjassot, Massalfassar, Museros y Tavernes Blanques.

El caso del Rosa Serrano de Paiporta es paradigmático. Una década ha estado funcionando todo el colegio en barracones, de manera que dos promociones completas de alumnos han pasado toda la enseñanza infantil y primaria en estas precarias instalaciones supuestamente provisionales, pese a las continuas protestas de sus madres y padres. Estos ex alumnos han sido invitados ahora a visitar el nuevo centro, al menos para que puedan verlo, como una especie de compensación simbólica y tardía.

Plan de erradicación

El actual gobierno valenciano anunció un plan para erradicar totalmente los barracones, pero no va a ser efectivo a corto plazo, a la vista de que las previsibles necesidades de más aulas y espacios docentes para el presente curso no se han solventado con obras de ampliación, sino  con el alquiler y montaje de más “instalaciones educativas provisionales”, según la denominación de la Conselleria, y habida cuenta de que, según el pliego de condiciones que regirá el contrato con la empresa suministradora a la que se le adjudique, éste durará hasta el año 2018 y es susceptible de prórroga.

Encabezan la lista en la comarca de L’Horta, en cuanto a cantidad de barracones para aulas, Albal y Alboraia, ya que se montarán cuatro en cada uno de sus respectivos institutos de secundaria. Les sigue Burjassot, con dos, pero estos en el colegio San Juan de Ribera. A continuación están Massalfassar, con un barracón en el CEIP Sant Llorenç, y Tavernes Blanques, con otro en el CEIP 9 d’Octubre. Todos estos barracones serán instalados con el curso ya en marcha, puesto que aún está abierto el proceso de licitación del suministro, cuyo plazo para la presentación de ofertas acaba todavía el próximo 21 de septiembre. El presupuesto para las instalaciones previstas en L’Horta asciende a algo más de 300.000 euros.

Biblioteca  y lavabos provisionales

Por otro lado, estas intalaciones provisionales en la comarca no se limitan sólo a las aulas, sino que se extienden también a otros espacios docentes. Tal es el caso del colegio Juan de Ribera de Burjassot, donde, además de los dos barracones para aulas se instalarán otros cuatro. Uno para biblioteca y sala polivalente, otro para sala de profesores y otros dos para lavabos del alumnado, con porche añadido. Otro tanto ocurre en Museros, donde se instalará un barracón en el colegio Blasco Ibáñez no para aula, sino para que sirva de comedor.

Alumnos sin comedor por falta de espacio

No han tenido esa suerte al menos, sin embargo, en La Pobla de Farnals, donde el Ayuntamiento venía reclamando desde el pasado curso a la Conselleria de Educación un nuevo comedor para el colegio Cervantes, ante el progresivo aumento de comensales y la falta de espacio para acogerlos a todos.  Este problema se ha hecho más patente ahora, cuando muchas familias se han encontrado con que sus hijos se han quedado sin plaza de comedor, dado que el colegio ha tenido que restringir el acceso estableciendo un baremo de prioridades. Ante esta situación, desde el Ayuntamiento se ha anunciado que la Conselleria se ha comprometido ahora a iniciar los trámites del proyecto para la construcción de un comedor nuevo.

 

(En la foto, asistentes al reciente acto de entrega del nuevo colegio Rosa Serrano al Ayuntamiento de Paiporta.)

 

 

Comentarios: 1

Tu email no será publicado. Los campos requeridos estan marcados con *